Saltar al contenido
Reiki

Reiki y embarazo

reiki bueno para embarazo

Reiki y embarazo: ¿Cómo el reiki puede ayudar durante el embarazo?

El embarazo, es sin duda una de las etapas más hermosas, pero también una de las más difíciles por la cual puede atravesar una mujer. Sin importar si se trata del primer embarazo o no, siempre se necesita de mucha paciencia, amor y buenas estrategias para sobrellevar este periodo de la mejor forma posible.

No obstante, procrear una vida no solo va de la mano con los cambios físicos más drásticos y sorprendentes de la naturaleza, también se trata de un intercambio energético sagrado y poderoso.

Es por ello que terapias como el reiki son tan recomendadas no solo para tratar los malestares relacionados a los cambios hormonales y físicos durante el embarazo, sino también para hacer la conexión madre-hijo más fuerte y especial.

En el siguiente artículo te revelaremos cuán importante es la practica de reiki para el correcto manejo energético durante esta etapa y cómo puede ayudarte a vivir la maternidad desde una perspectiva más espiritual y plena. ¡Sigue leyendo!

Relación de la energía universal y vital (reiki) con la concepción de la vida

La tradición sanadora del reiki se basa en la imposición de manos como canal energético por donde circulará la energía universal (rei) y la energía vital (ki) usada para aliviar malestares físicos y espirituales a fin de encontrar la estabilidad y armonía tan necesaria para nuestro espíritu.

Se trata de una terapia natural cuyo objetivo es ayudar a canalizar las energías de una persona de forma correcta. Durante el embarazo, aunque muchas mujeres experimentan una inmensa dicha, también surgen otras emociones no tan saludables para el feto como la ansiedad y el miedo, aunado a los malestares que los cambios hormonales pueden ocasionar

Ocurre que toda emoción que sienta la madre, se replicará con fuerza en su hijo a causa de la conexión tan profunda y pura que comparten: un cuerpo formándose dentro de otro cuerpo, un par de almas que se conectan y vibran con una misma energía.

La concepción entonces es una etapa donde las emociones experimentadas juegan un papel sumamente importante. Diversos estudios han comprobado que los estados emocionales negativos sufridos por la madre durante el embarazo, tienen repercusiones a futuro en el niño causando desde problemas emocionales, hasta enfermedades físicas. Por tanto, la estabilidad y tranquilidad de la madre debe ser el foco de la concepción y es aquí donde el reiki se convierte en un valioso apoyo.

Modalidades de reiki para la concepción y el embarazo y sus beneficios

El reiki puede ser practicado antes, durante y después del embarazo. Parejas con problemas para concebir han practicado reiki obteniendo grandes resultados. El reiki se convierte en un gran aliado para potenciar los efectos de un tratamiento de infertilidad, siendo capaz de liberar a la pareja de bloqueos energéticos que pueden estar impidiendo que sea posible la concepción.

La practica de reiki durante el embarazo puede traer grandes beneficios no solo para la madre sino también para el bebé, beneficios que le acompañarán durante su infancia y el resto de su vida. Los niños cuya madre recibió terapias de reiki durante el embarazo son niños más tranquilos, inteligentes, intuitivos, que demuestran un gran crecimiento personal y espiritual a pesar de su corta edad. Esta increíble terapia ayuda a los más pequeños a tener un mayor equilibrio emocional dentro del mundo que recién los recibe y en el cual se mantienen aprendiendo constantemente.

Para la madre los beneficios son inmediatos. Según un estudio realizado en al menos 50 mujeres embarazadas en el Hospital Universitario de Hartford, demostró que la aplicación de reiki disminuyó los niveles de ansiedad en un 94% de ellas, las nauseas en un 80%, diversos dolores físicos en un 78% y el sueño de un 90% de las pacientes. El reiki permite a la futura madre experimentar un estado inquebrantable de paz y una profunda relajación, sin ningún efecto secundario.

Entre otros beneficios destacan:

  • Mejora la comunicación entre madre e hijo y refuerza el lazo emocional que comparten.
  • Ayuda a la madre a prepararse físicamente para el trabajo de parto y disminuye las posibles complicaciones que puedan surgir.
  • Alivia los dolores lumbares y el cansancio corporal, sobre todo la pesadez en las piernas y en los pies.
  • Mitiga el estrés, la ansiedad y el miedo que la madre puede sentir frente a esta nueva etapa.
  • Aumenta la producción de leche materna y mejora su flujo durante el periodo de lactancia.
  • Restaura el equilibrio emocional y físico que suele perderse debido a los constantes cambios hormonales.
  • Ayuda a regular los patrones de sueño y permite a la embarazada tener un sueño más profundo y reparador.
  • Mejora la circulación sanguínea evitando la aparición de varices entre otros problemas vasculares.
  • Potencia la función respiratoria facilitando el trabajo de parto.

Ahora bien, la práctica de reiki durante el postparto puede ser igualmente beneficiosa. En este sentido, no solo ayuda a sanar más rápidamente de las cicatrices o el dolor experimentado, evita además que la depresión postparto pueda afectar a la mujer durante esta etapa tan determinante donde el bebé necesita a su madre más que nunca, fuerte y estable para atenderle.

¿Tiene efectos secundarios la practica de reiki durante el embarazo?

El reiki es una terapia totalmente natural e inofensiva, sin efectos secundarios de ningún tipo. Junto a la meditación, ha tomado un lugar privilegiado como uno de los grandes aliados durante la concepción, sobre todo para las madres primerizas.

Es tanta su aceptación que algunos hospitales se encuentran recomendado y aplicando esta terapia como forma de complementar los cuidados y la preparación previa que debe recibir la madre antes de atravesar por el trabajo de parto.

Dentro de la medicina alternativa, el reiki es la única terapia avalada por la Organización Mundial de la Salud cuyos beneficios son reconocidos mundialmente. Este tipo de terapia puede ser aplicada por otra persona a la madre, o puede aplicársela ella misma incluso, ya que se trata de la canalización de la energía pura universal, compatible por todos nosotros como seres espirituales que somos.

Así pues, no existe ningún riesgo de aplicar reiki durante una etapa tan sensible y transcendental como lo es el embarazo, y es de hecho estas características lo que hacen que el reiki sea tan recomendado para las futuras madres.

¿Cómo es una terapia de reiki para embarazadas? Consejos y recomendaciones

Las terapias de reiki suelen ser una de las vivencias más relajantes y espiritualmente enriquecedoras que muchas personas pueden llegar a conocer. Se trata de un estado de relajación absoluta donde todas las presiones que oprimen al cuerpo y al espíritu son canalizadas y reemplazadas por energía pura.

Por tanto, cuando se trata de mujeres embarazadas, las terapias de reiki suelen ir un poco mas allá, llegando a presentarse como una terapia holística que puede combinarse con otras practicas milenarias que ayudan a incrementar sus resultados.

Las terapias de reiki para embarazadas no solo se valen del intercambio energético sino que además usan el contexto para crear un estado pleno de paz y de armonía durante la sesión. Suele combinarse con aromaterapia, musicoterapia, masajes corporales, meditación guiada, e incluso con acupuntura.

Algunas terapias de reiki para embarazadas pueden realizarse en total contacto con la naturaleza, cerca del océano o en medio de un bosque donde el cantar de las aves o el sonido de las olas, ayude a crear una atmosfera de relajación mucho mas profunda y poderosa.

Si estás embarazada y has tomado la excelente decisión de incorporar el reiki a tu experiencia con la maternidad, es importante que tomes en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Escoge ropa cómoda para asistir a la terapia: aunque la ropa holgada es clásica durante el embarazo, algunas madres siguen vistiendo jeans, camisas o ropa formal, al menos durante los primeros meses. Si vas asistir a una de estas terapias procura usar ropa cómoda con telas que permitan la circulación del aire, de manera que ninguna molestia externa te distraiga.
  • Aliméntate bien antes de asistir: algunas personas tienen la idea de que antes de una terapia de reiki no se deben ingerir alimentos, y aunque esto puede ser válido para monjes o ascetas, la verdad es que una mujer embarazada no puede tomar este camino. Asegúrate de haber comido bien, para no sentir molestias o permanecer desconcentrada durante la terapia.
  • Incluye las terapias de reiki dentro de tu rutina: aunque los beneficios del reiki durante el embarazo pueden percibirse de inmediato, con una sola terapia no bastará para ayudarte lo suficiente. Entre otras actividades propias de tu estado, incluye también el reiki y practícalo con frecuencia, lo ideal es que sea al menos una vez por semana, si se trata de una terapia estándar.
  • No es solo para la madre: el futuro papá también puede experimentar ansiedad o temor frente a esta nueva etapa y su rol dentro de ella. Por tanto, es recomendable que él también participe en estas sesiones y reciba una terapia que lo prepare emocional y espiritualmente para esta nueva fase de sus vidas.

También te puede interesar…